En este ejemplo de intervención, nos encontramos con una caldera de pie a gas, que intenta arrancar pero no lo consigue bloqueándose.

Esto es lo que nos indico el cliente pero lo cierto es que encendía y al rato se apagaba.

Estos síntomas nos indican problemas en la ionización de la caldera.

Revisada la caldera detectamos un exceso se suciedad por falta de mantenimiento que ha provocado una derivación en la sonda de ionización.

Procedemos a su limpieza tanto de la sonda como de la camara de combustión, quedando la  caldera en servicio.

Esta es una típica avería por falta de mantenimiento.