Santiago Baquero Pérez No hay comentarios

servicio no disponible

En este post estudiamos la decisión de cambiar una caldera de gas oil por una de Pellest.

Encontraremos infinitos artículos de fabricantes e instaladores que nos describirán las bondades de una caldera de pellets frente a la de gas oil. Todo muy bonito, peor nosotros hemos querido ir mas haya y queremos ver la cuestión con los ojos de nuestros clientes.

Queremos dar datos reales basados en la experiencia y sin maquillar, por que preferimos que nuestros clientes vean superadas sus expectativas que que se sientan engañados.

Empecemos entonces. ¿porque cambiar nuestra caldera de gas oil por una de pellets?.

1º Porque se ha estropeado la vieja caldera de gas oil y no compensa repararla. Si nos vemos obligados a tener que cambiar de caldera sin duda me inclinaría por los pellets puesto que aun que nos cueste creerlo las caldera de gas oil tiene fecha de caducidad, más bien pronto que tarde tenderán a desaparecer, es más el estado y las normativas actuales incentivan su desaparición. Y de cambiar pues cambiar a algo con futuro.

3º Por cuidar el medio ambiente. Esto es irrefutable, el gas oil, es sucio, contaminante, y deja una herencia a los nuestros muy penosa. Si estas muy comprometido con el cuidado del medio ambiente, ni te lo pienses, no hay más que decir.

2º Por ahorrar. Lo cierto es que en muchos sitios podemos escuchar ahorros del 60%, pero no conozco ese caso, nunca lo he visto. Sin engañar a los clientes, si su caldera de gas oil esta vieja y mal cuidada, el gas oil esta caro y el pellets barato, podrimos hablar de un 50%. Con una caldera de gas oil, con un funcionamiento correcto, el gas oil económico, y comprado un pellet de calidad, la realidad es otra, estaríamos hablando de un ahorro de un 35%.

Las calderas de biomasa son más caras que las de gas oil, rondan los 3200€ instalada en nuestro caso.

Si va a cambiar solo por el ahorro, haga sus cuentas.

4º Por apoyo a la economía local, esta es otra cuestión irrefutable, el gas oil es una energía de la que dependemos de exterior, y de la que nos conviene dejar de depender. Y la biomasa es un recurso que tenemos aquí, que incentiva un nuevo negocio que aprovecha los excedentes de industrias, ayuda a limpiar los montes, es bio sostenible.

Por último es cierto que existen subvenciones para el cambio a biomasa que se anuncian a bombo y platillo por los políticos de turno, pero este punto sinceramente no se debería tener en cuenta, pues esta cuantía es muy pequeña, se agota enseguida, y no se por qué siempre son los mismo los que se benefician de ellas, además supone unos gas de tramitación y gestión no recuperables. Puede ser una opción, pero en el fondo es una lotería.